You are here: Nextext : Language Arts : Abriendo Puertas: Tomo I
Spanish Reader
Subcategories: Menu    Lesson    Study Guide    Links    Quiz   
Abriendo Puertas Studies Lesson
 
El hijo
Horacio Quiroga

Antes De Leer

Información

La creación literaria de Horacio Quiroga antecede con décadas el florecimiento de la narrativa hispanoabriendoa conocida como el Boom, del que participan Juan Rulfo, Carlos Fuentes, Gabriel García Márquez y Julio Cortázar, entre otros. Cuando Quiroga empieza a escribir, a comienzos del siglo XX, la atención del mundo de las letras hispanas, así como la de Quiroga también, está todavía fijada en el modernismo, tendencia poética nacida, a fines del siglo XIX, de la pluma de Rubén Darío. Pero pronto Quiroga se deja influir por la narrativa del autor norteabriendoo Edgar Allan Poe, cuyos escritos se sumían en una atmósfera gótica, basada en el misterio, el terror, y un velado erotismo. La obsesión por la muerte y la locura latente están presentes tanto en la narrativa de Quiroga como en la de Poe. La independencia estilística de Quiroga llega, sin embargo, tras una expedición a la selva de Misiones, en la que participó como fotógrafo. Tras esa reveladora experiencia que se remonta al año 1903, la selva impetuosa entra en el mundo narrativo de Quiroga para no abandonarlo jamás. Entonces su lenguaje se torna conciso y directo, alejándose de los ornamentos modernistas, mientras que su temática abandona las ciudades y sus artificios, para entregarse a ese enorme desafío natural que es la selva. La vida de Quiroga, por cierto, no estaba muy lejos de su literatura; envuelto en numerosos proyectos utópicos, se mudó a la selva de Misiones para quedarse allí permanentemente; conspiró contra su plan el suicidio de su primera esposa, que no pudo aguantar la presión de vivir en un mundo silvestre. La producción cuentística de Quiroga es copiosa y no siempre mantiene el mismo nivel de calidad; sobresalen, sin embargo, los siguientes libros: Cuentos de amor, de locura y de muerte, Cuentos de la selva, para los niños, El salvaje, Anaconda, La gallina degollada y Más allá.

El relato es fiel al criterio artístico de Quiroga: es breve, su lenguaje es Sobrio, eludiendo las descripciones exuberantes, mantiene la misma intensidad de principio a fin, no se expande en datos innecesarios y va directamente al grano. Por último, la publicación del libro Más allá encierra, por el título elegido, oscuras premoniciones: Horacio Quiroga, al enterarse de que tiene cáncer, se suicida en 1937.

Vocabulario

1. deparar—brindar; ofrecer; poner delante; presentar.
2. cachorro—cría de corta edad de ciertos mamíferos; hijo, metafóricamente.
3. amenguar—disminuir.
4. nimio—insignificante.
5. ahuyentar—alejar; poner en fuga; hacer huir.
6. rastro— indicio; señal.
7. clamar—dar voces; gritar.
8. dicha—felicidad.
9. sombrío—oscuro.
10. emprender—empezar; iniciar (una tarea o un viaje).
11. candente—muy caluroso; literalmente, al rojo vivo.
12. empapado—completamente mojado; hecho una sopa; calado hasta los huesos.

Al Leer

Consulte la Guía de estudio como herramienta para comprender mejor esta obra.

Después De Leer

Conviene saber que la trayectoria literaria de Horacio Quiroga puede ser descrita cronológicamente de la siguiente manera:

1. De 1901 a 1916, domina en su producción cuentística la influencia de Edgar Allan Poe, autor que le inspira no solamente con sus temas mórbidos y misteriosos, sino también con la técnica perfecta para la creación de cuentos de horror. En su "Decálogo del perfecto cuentista", Quiroga aconseja evitar la imitación, pero agrega que si el influjo es demasiado fuerte, no queda otra salida que imitar. Tal cosa parece haberle ocurrido con Poe, autor a quien imitó por tantísimos años, liberándose de su peso solamente cuando la selva inhóspita comenzó a ser motivo temático de sus relatos.

2. La selva precisamente domina en la producción cuentística de Quiroga que va de 1917 a 1932, un período realmente fructífero que evidencia la madurez estilística del escritor uruguayo y la consolidación de un mundo original. El cuento "El hijo", publicado por primera vez en 1928, es uno de los ejemplos más notables de esta etapa; por su perfecta elaboración trae a la memoria lo que Quiroga escribió sobre su concepto del cuento: "Luché porque el cuento tuviera una sola línea, trazada por una sola mano sin temblor desde el principio al fin. Ningún obstáculo, ningún adorno o digresión debía acudir a aflojar la ensión de su hilo. El cuento era, para el fin que le es intrínseco, una flecha, que cuidadosamente apuntada, parte del arco para ir a dar directamente en el blanco. Cuantas mariposas trataran de posarse sobre ella para adornar su vuelo, no conseguirían sino entorpecerlo . . ."

3. El tercer período de la trayectoria de Quiroga va de 1932 hasta su muerte, y carece de mayor relevancia debido a los altibajos producidos por la salud inestable y la crisis emocional del autor uruguayo. Conviene saber que en el cuento "El hijo", domina uno de los temas centrales en la obra de Quiroga: la muerte. No se trata, sin embargo, de esa muerte comprensible que llega con el paso de los años o tras el deterioro gradual que producen las enfermedades, sino de una muerte abrupta, accidental, sorpresiva, cuya realidad no puede ser aceptada de modo inmediato. En el caso ilustrado por "El hijo", la muerte es todavía más incomprensible debido a la juventud de la víctima; por eso el padre se resiste a creer lo que realmente ha pasado y se asila en sus alucinaciones, negando con el delirio la realidad inapelable de la muerte del chico. Al respecto dice certeramente el crítico Jaime Alazraki:

". . . porque la eternidad es un atributo que nuestra inconsciencia confiere a la vida, la intrusión repentina de la muerte nos llega como una irrealidad, o como una pesadilla de efímera realidad".

Conviene saber que tras su descubrimiento de la selva de Misiones en 1903, las opiniones de Quiroga con respecto a la vida en la ciudad fueron cambiando paulatinamente. La ciudad estaba llena de cosas artificiales, impedía el desarrollo integral de los seres humanos, lo brindaba todo hecho anulando la capacidad creativa del individuo. Para Quiroga, huir de la ciudad era la salvación; y por eso se fue a vivir en la selva de Misiones en dos ocasiones, buscando lo natural, las fuerzas elementales de la vida, los desafíos de florestas inhóspitas, el contacto con una realidad intensa que no admitía puntos medios, que convertía la vida en un continuo ejercicio del riesgo. La vida como aventura ha sido el motor de la producción narrativa de autores como Jack London; Horacio Quiroga, desde un punto de vista vital, pertenece a esa estirpe de escritores exploradores; y su cuento "El hijo", por toda la riqueza de los detalles objetivos, parece escrito por un cazador consumado.

Conviene saber que muchos críticos han notado el despreocupado uso del idioma que caracteriza al estilo de Quiroga. El mismo escritor alguna vez hizo hincapié en su indiferencia a la prosa artificiosa. Poniendo un certero punto final a esta discusión, el crítico Raimundo Lazo opina que este aparente defecto de la obra de Quiroga "parece ser el resultado de lo indisciplinable, anárquico, de su modo de ser, y también una espontánea adecuación de lo verbal al mundo primitivo en que conviven el autor y sus personajes". Es la segunda parte de esta opinión la que verdaderamente importa, puesto que los cuentos de Quiroga demuestran que el escritor uruguayo creó un lenguaje apto para captar las tensiones de la vida en la selva; un lenguaje natural y lleno de impurezas, lejano de la propiedad con que escribían los escritores afincados en las ciudades.

Preguntas

1. El bosque tropical es omnipresente en los cuentos de Horacio Quiroga. Comenta la relación que llevan entre sí la vida de padre e hijo y el medio ambiente que los rodea.

2. El narrador nos informa que el padre sufre desde hace un tiempo de alucinaciones. Las alucinaciones de antes eran pesadillas que tuvieron que ver con los peligros que corre la vida del hijo en este medio ambiente. ¿Cómo se diferencia de éstas la alucinación final del padre, cuando lo vemos sonriendo "de alucinada felicidad"?

3. ¿Qué efecto narrativo crees que surte el hecho de que Quiroga relata esta historia en tiempo presente?

Bibliografía

Horacio Quiroga

Alazraki, Jaime. Variaciones del tema de la muerte en Aproximaciones a Horacio Quiroga. (1976)
Bratosevich, Nicolás. El estilo de Horacio Quiroga en sus cuentos. (1973)
Lazo, Raimundo. Horacio Quiroga: (Estudio preliminar de los "Cuentos" de Quiroga. (1990)
Rodríguez Monegal, Emir. Genio y figura de Horacio Quiroga. (1967)
Sánchez, Luis Alberto. Escritores representativos de América. (1964)



Home | Language Arts | Social Studies | World Languages | Contact Us